Catedral de Florencia

La Catedral de Florencia es una de las obras maestras del arte gótico y del primer Renacimiento italiano, símbolo de la riqueza en los siglos XIII y siglo XIV.

Empezó a construirse en 1296, con la dirección de Arnolfo di Cambio. Tras su muerte, el potente gremio del Arte de la Lana, que tenía la responsabilidad de controlar las obras, contrató primero a Giotto, que se preocupó sobre todo de la torre, y, luego, a Francesco Talenti, que modificó una parte del proyecto original de Arnolfo di Cambio.




En 1380 se terminaron las tres primeras arcadas y la cubierta de las tres naves.
Santa Maria del Fiore, la catedral gótica de Florencia, es conocida como Duomo di Firenze. Se levanta en la Piazza del Duomo, junto al Campanile de Giotto y el Baptisterio de San Giovanni.
Las dimensiones de la catedral la convierten en una de las iglesias más grandes de la cristiandad: 160 metros de longitud, 43 metros de anchura y 90 metros en su nave trasversal. La altura interior de la cúpula es de 100 metros.
Cerca de la entrada encontraréis la bajada a una pequeña cripta donde se puede ver la tumba de Brunelleschi, descubierta a mediados del siglo XX.

La Cúpula

En 1420 se empezó a construir la Cúpula, que es el imponente y armonioso símbolo de la ciudad. Filippo Brunelleschi, primer arquitecto renacentista, para la construcción, tuvo que enfrentarse no sólo a problemas artísticos, sino también técnicos.
Las tradicionales estructuras no eran suficientes para soportar el excesivo peso de la Cúpula. Brunelleschi, después de años de estudios, inventó un nuevo y genial método de mampostería que le permitía a la cúpula autosostenerse durante la construcción.




Este innovador sistema se basaba en una composición de ladrillos que se cruzaban, la pared a soga. El resultado fue una doble bóveda autoportante.
La cúpula se terminó en 1436 y fue consagrada por el papa Eugenio IV, aunque la fechada estaba sin terminar. El revestimiento actual, con decoraciones de mármol policromas blanco, verde y rosa, fue realizado por Emilio de Fabris a finales del siglo XIX.

 

Vistas desde el Duomo

Visita al interior de la Catedral

Nada más entrar al Duomo sentimos esa sensación de espacio que pocas catedrales nos transmiten. Las vastas naves se extienden 153 metros de largo hasta los tres ábsides.
A diferencia de la mayoría de templos religiosos, la catedral estuvo promovida por el propio ayuntamiento de Florencia (durante un tiepo fue obligatorio que en todos los testamentos hubiese una donación para la construcción del Duomo), que invirtió para culminarla.
Por ello no es extraño que la temática de los 3.600 metros cuadrados de frescos, obra de ilustres artistas florentinos como Paolo Uccello, Andrea del Castagno o Giorgio Vasari , trascienda en ocasiones lo religioso, pudiendo observar escenas de la Divina Comedia de Dante ofiguras equestres.
Otros como el enorme trabajo pictórico de la cúpula con su Juicio Final (obra de Federico Zuccari) si que aluden a la Biblia. Al mismo tiempo, las vidrieras que traducen la luminosidad externa en claridad al interior también provienen del trabajo de genios como Donatello o Ghiberti.

El Baptisterio y el Campanario

Acompañando al edificio de la catedral está el campanario, anexo, pero no adosado, obra inicial del fascinante Giotto (comenzado en 1334) que Andrea Pisano y Francesco Talenti finalizaron entre 1349 y 1360.
Sus líneas rectas de los 82 metros de altura contrastan con la curvatura de la cúpula de Brunelleschi.
Y la decoración de mármoles de colores se repite en todos los niveles, que según suben tienen los vanos más anchos para descargar peso sobre la estructura.

Subida a la cúpula de la catedral

Toda la subida ocupa 463 escalones de múltiples tipos y diferentes formas.. El último tramo de la subida se realiza casi vertical entre las bóvedas interior y exterior.
Hay un primer anillo interior que se encuentra bajo la bóveda de la cúpula, donde podéis apreciar la decoración interior, que fue realizada por los pintores Giorgio Vasari y Federico Zuccari entre 1568 y 1579 y describen el Juicio Final.
Tanto la puerta de entrada como el horario de subir a la cúpula es distinto al de la catedral.
La cúpula abre todos los días de 8:30 a 19:00 (sábados hasta las 17:40).
Los festivos está cerrada.

Precio para ingresar al Duomo

En primer lugar se debe adquirir la entrada completa del Duomo que tiene un precio de 15€ y da derecho a acceder a la Catedral, Battisterio, Museo dell Opera, Campanille y Cúpula.
Una vez tengamos la entrada comprada nos pedirá reservar día y hora para el Museo,el Campanille y la Cúpula,el resto de visitas son de acceso libre sin reserva.

Horario

Viernes a miércoles de 10:00 a 17:00
Jueves: de mayo a octubre hasta las 16:00; de enero a abril, noviembre y diciembre hasta las 16:30; de julio a septiembre hasta las 17:00
Sábados de 10:00 a 16:45
Domingos y festivos religiosos: 13:30 a 16:45

Cúpula de Brunelleschi
Lunes a viernes de 8:30 a 18:20
Sábados de 8:30 a 17:00.
Cerrada en festivos religiosos.
Entrada por la puerta derecha de la fachada principal.

Precio

Catedral: Gratis
Ticket combinado para visitar la Cúpula, el Campanile de Giotto, el Baptisterio de San Giovanni y la Cripta de Santa Reparata: 15€

Dirección

Piazza del Duomo

Cómo llegar

Autobuses 6, 11, 14, 23, C1, C2.
Tranvía T1, parada Alamanni.
Tren parada Santa Maria Novella y luego a pie.